VIOLENCIA FAMILIAR

      RICARDO PERCY AYALA GORDILLO

Edita* comparte su experiencia de vida:

“Quisiera compartir con todos mi experiencia soy una mujer ya mayor.

Me casé bastante joven,  tenia yo 20 años y me casé con la ilusión de hacerlo hasta la muerte.

 Mi esposo  empezó a cambiar y fui violentada enajenada violada maltratada por mas de 25 años.

Todo el tiempo no pude concretar mi separación por que siempre pensé en mi hijo y claro en luchar hasta las últimas consecuencias por mi matrimonio.

 Además que los trámites para divorciarme eran en ese entonces muy difíciles. Y nunca tuve tiempo ni dinero ni voluntad de hacerlo pensando como piensan muchos aquí. La familia es la célula  básica de la sociedad…etc.

 Yo respeto mucho pero…por culpa de pensar de esta forma mi hijo sufre hoy todas las cosas k vio k su padre me hacia…Yo soy una persona triste y con tendencia a la depresión…

Sobre mi esposo, él continua siéndome infiel con mujeres que se prestan a esto por internet…

Todo se hubiera podido evitar si yo no hubiera pensado como piensan muchas aún….Que debemos continuar casados a pesar de todo lo que tenemos que soportar por nuestros hijos…

Hoy con esta ley después de todo lo que sufrí puedo divorciarme…pero a pienso…oh Dios mío  ya para que

¿¿¿ Mi hijo creció y el nunca cambiara y yo¿¿¿ tal vez yo pronto moriré”.

Para preservar la identidad de nuestra amiga lectora, la llamaremos Edita.*

Cuantas veces, hasta cuando seguiremos viendo , oyendo o escuchando historias como la de Edita?

Es una de la miles y miles de historias que se repiten en diversas formas una menos y otras muchísimo mas graves que la narrada.

Desde hace años en Perú se ha legislado y modificado con Ley 29282 la Ley de Violencia Familiar y su Reglamento,- cuyo texto será abordado en otro artículo-  y  como correlato existe todo un aparato policial, fiscal y judicial que se encarga de intervenir como procesar estos casos, lamentablemente, su quehacer es predominantemente  disuasivo, es decir, al final de todo un largo proceso  incide en recomendar que durante el proceso como al término del mismo , el agresor y su víctima  o toda su familia acuda a terapias sicológicas que casi nunca ocurren y menos le interesa al agresor.

A diario vemos diversidad de formas de violencia familiar una mas grave que otra; en los  pasados recientes días los medios de comunicación nos traían la noticia  como un padre asesina a su dijo que defendía a su maltratada madre; otra  el de una joven esposa cansada de esta violencia  resultó asesinada por arma de fuego  por su cónyuge junto con el policía al cual acudió a denunciar en el mismo acto que fue este último a notificarlo a su domicilio. El agresor quien también se suicidó, resolvió en segundos lo que la Ley tarda días, meses o años.

Lo peor de todo es que cuando estas noticias se difunden los malos actos se copian con el añadido que son superados en perversidad por los nuevos  actores.

Que hacer?

Aprender a   decir NO a tiempo.

Aprender decir NO  a tiempo puede y debería significar que las personas  aprendamos a identificar y apartarnos de todo vestigio o signo de violencia, desde la primera oportunidad.

Todos, nuestras amigas y amigos sicólogos, siquiatras, toda autoridad, servidor público, docentes, persona, vecino, familiares   tenemos una frondosa  tarea en lo preventivo, desde casa, en los colegios, acaso desde inicial o en la primaria, ahora casi todos los colegios cuentan con sicólogos, pero resultan insuficientes o en número o en estrategias para identificar y esencialmente para poder ejecutar acciones preventivas individuales destinadas a erradicarlas. Acaso una alternativa fuera  educar a padres y docentes en estrategias orientadas  a identificar y disuadir toda  conducta violenta.

En que colegio no existen diversidad de niños y niñas violentadas o que violentan a  sus compañeras o compañeros o que presentan signos o síntomas de violencia en casa?  Recientemente el Ministerio de Educación procura regular al respecto una cruel realidad vigente de antaño.

Hay quienes no se consideran violentadas porque la pareja no le pega, no le insulta, pero la tiene sumida en un enfermizo  control hasta de sus mínimos movimientos, cual carceleros, es quien decide por ella que hacer o no, cuando como y con quien o no tratar.

Si aceptamos estas conductas desde el hogar es fácil entender porque  aceptamos con resignación las vejaciones a diario de cualquier persona  desde algunos  cobradores,  profesores,  compañeros de trabajo, del jefe, de la  autoridad que abusa de su poder.

Tratando de interpretar los comentarios de mi dilecto amigo, colega e historiador, César Cánepa Yori – a quien con esta parte rindo tributo de mi aprecio y amistad- en este país aún cuando han pasado mas de 500 años de emancipados  seguimos esperando un libertador, repetimos dia a dia  figuras o del conquistador avasallador o del genuflexo  resignado a su condición de conquistado.

Y que pasa en casos como el de Edita  en el que ELLA siendo conciente de su vejación, de su destruída  autoestima  decide seguirla soportando hasta sus últimos días , dia a dia, con resignación?

Edita es conciente del grave daño que su resignación no sólo le ha causado a ella sino también a su hijo. Quiera  su hijo  y Dios que su ciclo como agresor o víctima no se repita.

Hoy a partir de la denuncia por actos de violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar contra el agresor hecha ante la Policía, la Fiscalía o el Juez de Familia en un procedimiento rápido pueden concederte algunas de las siguientes medidas de protección:

  1. Retiro del agresor del domicilio.
  2. Impedimento de acercamiento o proximidad a la víctima en cualquier forma, a la distancia que la autoridad judicial determine.
  3. Prohibición de comunicación con la víctima vía epistolar, telefónica, electrónica; asimismo, vía chat, redes sociales, red institucional, intranet u otras redes o formas de comunicación.
  4. Prohibición del derecho de tenencia y porte de armas para el agresor, debiéndose notificar a la superintendencia nacional de control de servicios de seguridad, armas, municiones y explosivos de uso civil para que proceda a dejar sin efecto la licencia de posesión y uso, y para que se incauten las armas que están en posesión de personas respecto de las cuales se haya dictado la medida de protección.
  5. Inventario sobre sus bienes.
  6. Cualquier otra requerida para la protección de la integridad personal y la vida de sus víctimas o familiares.

Mas allá de ellas, mi consejo Edita es que NUNCA, NUNCA  es tarde para que recobres tu dignidad, tu autoestima, tu libertad.

Busca ayuda profesional, da todo por un dia de vida en libertad, de vida con dignidad, verás que vale la pena verla y sobre todo, vivirla.

Gracias por tu preferencia, por escribir y difundir el blog.

 RICARDO AYALA GORDILLO

ABOGADO

CONSULTAS, COMENTARIOS Y SERVICIOS LEGALES escríbeme a:

asesoriadefensa02@gmail.com 

CITAS llamándome o por redes sociales:

  985  483 172      –     994 948 189

o por las redes sociales  

Estudio  : Jr. Moquegua 157 Oficina 201 Cercado de Lima – Perú

(Atención previa cita confirmada )

13 de Abril del 2019

Categoría :Derecho de Familia

AGRESORES DE VIOLENCIA FAMILIAR ¿PUEDEN POSTULAR A TRABAJOS DEL ESTADO ?

A

Por Ricardo Ayala Gordillo

El autor de este artículo rechaza todo tipo de violencia, cualquiera sea su procedencia.

El Gobierno, ha emitido el  Decreto Legislativo N°1386 con el cual, ha modificado parcialmente, la Ley N° 30364- Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar-, con el objeto de erradicar el incesante incremento de diversidad de actos de violencia familiar y fortalecer las medidas dirigidas a proteger a las víctimas de violencia, ordena las funciones de los operadores del sistema de justicia y fomentando una participación mas activa y responsabilidades en la materia de las instituciones públicas como el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, el Ministerio Público, Gobiernos Locales, Gobiernos Regionales, instituciones educativas, profesionales de la salud de los establecimientos de salud públicos y privados, disponiendo que incurre en delito de demora o rehusamiento de sus deberes de función (Art. 377 Código Penal) a quien en ejercicio de su cargo, conociendo de un caso de violencia familiar, actúa con indiferencia, rehusa o demora cuanto por función le corresponde ; dando lugar a la impunidad; asimismo, ha ampliado las medidas de protección que a favor de las víctimas el Juzgado de Familia puede dictar algunas de  las siguientes medidas cautelares contra el agresor y con ello, dar celeridad al proceso :

1. Retiro del agresor del domicilio en el que se encuentre la víctima, así como la prohibición del regresar al mismo. La Policía Nacional del Perú puede ingresar a dicho domicilio para su ejecución.

2. Impedimento de acercamiento o proximidad a la víctima en cualquier forma, a su domicilio, centro de trabajo, centro de estudios u otros donde aquella realice sus actividades cotidianas, a una distancia idónea para garantizar su seguridad e integridad.

3. Prohibición de comunicación con la víctima vía epistolar, telefónica, electrónica; asimismo, vía chat, redes sociales, red institucional, intranet u otras redes o formas de comunicación.

4. Prohibición del derecho de tenencia y porte de armas para el agresor, debiéndose notificar a la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil para que proceda a dejar sin efecto la licencia de posesión y uso, y para que se incauten las armas que están en posesión de personas respecto de las cuales se haya dictado la medida de protección. En el caso de integrantes de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional del Perú en situación de actividad que emplean armas de propiedad del Estado en el ejercicio de sus funciones, el juzgado oficia a la institución armada o policial para los fines de este numeral.

5. Inventario de bienes.

6. Asignación económica de emergencia que comprende lo indispensable para atender las necesidades básicas de la víctima y sus dependientes. La asignación debe ser suficiente e idónea para evitar que se mantenga o coloque a la víctima en una situación de riesgo frente a su agresor e ingrese nuevamente a un ciclo de violencia.

El pago de esta asignación se realiza a través de depósito judicial o agencia bancaria para evitar la exposición de la víctima.

7. Prohibición de disponer, enajenar u otorgar en prenda o hipoteca los bienes muebles o inmuebles comunes.

8. Prohibición a la persona denunciada de retirar del cuidado del grupo familiar a los niños, niñas, adolescentes u otras personas en situación de vulnerabilidad.

9. Tratamiento reeducativo o terapéutico para la persona agresora.

10. Tratamiento psicológico para la recuperación emocional de la víctima.

11. Albergue de la víctima en un establecimiento en el que se garantice su seguridad, previa coordinación con la institución a cargo de este.

12. Cualquier otra medida de protección requerida para la protección de la integridad y la vida de la víctima o sus familiares.”

Como se puede apreciar, entre las indicadas medidas, no se encuentra alguna que restrinja al agresor  de violencia familiar para postular o laborar en alguna Entidad de la Administración Pública.

Lo anterior se explicaría en el hecho que, la Constitución Política del Estado a la cual los peruanos nos encontramos obligados a respetarla  y obedecerla, de modo especial, por parte de las autoridades, cualquiera sea el cargo o función, consagra como derecho fundamentales de la persona humana : el derecho al trabajo, al igual que la presunción de inocencia. De ahí que, en tanto no medie sentencia firme, prevalece la presunción de inocencia. El denunciado por violencia familiar puede postular a trabajar en una Entidad del Estado. Postular no significa necesariamente  ganar un proceso de selección. Asimismo, si bien cualquier persona puede denunciar a otra, no todas las denuncias son amparadas por falta de pruebas o por ser calumniosas.

Finalmente, quien es violento contra la familia es posible que también pueda serlo en el trabajo, de ahí que es conveniente y saludable que, los compañeros de trabajo o el empleador se lo hagan notar, exhortándolo al cambio de conducta, máxime cuando de modo expreso la Ley, sanciona todo tipo violencia,  faltamiento de respeto verbal o física a los compañeros de trabajo, superiores y público que, de ser verificada, previo Procedimiento Administrativo Disciplinario, puede llevarlo a perder temporal o definitivamente, el privilegio de contar con un trabajo.

Gracias por tu preferencia.

RICARDO PERCY AYALA GORDILLO   

       ABOGADO

CONSULTAS, COMENTARIOS Y SERVICIOS LEGALESescríbeme a:

asesoriadefensa02@gmail.com 

CITAS llamándome al Teléfono:

  985  483 172     

Estudio  : Jr. Moquegua 157 Oficina 201 Cercado de Lima – Perú

               (Atención previa cita confirmada telefónicamente)

http://www.ricardoayalagordillo.wordpress.com

Categoría : Derecho de Familia – Derecho al Nombre

21 de Marzo del 2019