INSCRIPCION DEL(A) RECIEN NACIDO(A) CON APELLIDOS DEL PADRE O DE LA MADRE

 

 

 

Por RICARDO PERCY AYALA GORDILLO

 

 

Consulta

Buenas noches, soy madre soltera, quise inscribir a mi bebe con mis datos y los del papá, pero fue dolorosa la respuesta de la srta, al decirme que el nombre del padre de mi bebe, no existe, me dijo que si deseaba podía inscribir a mi bebe con mis datos y cuando tenga los verdaderos datos regrese, lamentablemente tuve que buscar a “aquel Hombre” pero no quiso dármelos, su familia me dio sus datos verdaderos, por compasión (creo) ya verifiqué y son de él, lo que yo quisiera saber es si tendré algún problema en dar sus datos de él, solo para que mi hija lleve el apellido no pienso pedirle nada, solo deseo que mi bebe tenga su apellido, pero mi temor es si hay alguna forma de que se entere que yo he dado sus datos…ese es mi temor y mi consulta, le estaré muy agradecida, muchas gracias desde ya

 

Apreciada lectora

 

En los últimos días, consultas como la que hoy realizas son frecuentes en este blog como hechas particularmente.

Traer al mundo un hijo es una gran responsabilidad, que debe ser compartida con alegría y sin presiones por ambos progenitores, ese debiera ser el discurrir natural, pues la razón de ser de las personas en este mundo debiera ser una constante búsqueda de felicidad.

Ello sin embargo, no ocurre siempre así, a diario la prensa da cuenta de noticias trágicas cuando algunas madres han reclamado ese elemental derecho al padre e incluso a sus familiares, como de las interminables peripecias y sacrificios que puede significarles el cumplimiento de tener un acuerdo extrajudicial o de una sentencia judicial que ordena el pago de una pensión alimenticia a un escurridizo irresponsable progenitor.

Para paliar en parte, estos dramas, la legislación nacional da a la madre la facultad de inscribir sola a su bebé o dando los apellidos de quien es el padre.

Quien reconoce al hijo que le es atribuido o es judicialmente declarado como tal, no solo da su apellido, generando a ambos progenitores derechos como obligaciones; como saber con certeza quienes son sus progenitores, tener una familia, la relación de parentesco que en su momento le dará derecho a heredar, pasarle una pensión alimenticia para proveer todas sus necesidades alimenticias hasta cuando aun siendo mayor de edad curse estudios superiores satisfactoriamente, asistiéndole a la vez, al padre la posibilidad de ejercer sus derechos a visitarlo -en caso que los padres decidan vivir separados- como a ejercer la Tenencia (a que viva solo con él), que cada vez que decidas viajar sea él quien deba autorizarlo expresamente ante el Notario o la autoridad judicial, etc.

En tu caso, a pesar del reprochable originario proceder por parte del padre biológico de tu hijo, quien te da por suya una identidad que ni siquiera existe; este hecho revela, entre otros, parte de su forma de ser, como la ligereza o extrema confianza de tu parte en él, al no haber saber quien es ni como es en realidad; aún así, insistes en consignar su apellido en el Acta de Nacimiento de tu hijo.

Si ahora que tienes una mayor información y sabes su verdadera identidad, de inscribir a tu bebé con el apellido del padre, ese solo hecho no le genera las obligaciones ni derechos antes indicados.

El procedimiento administrativo establece que la autoridad administrativa deberá proceder a notificarlo para que se apersone a reconocerlo o negarlo.

En caso lo reconozca, ya sabes parte de cuantos derechos puede ejercer.

En caso que lo niegue, deberás interponer un proceso judicial de filiación extramatrimonial y alimentos, si el no sale al proceso dentro del proceso concedido por el juez éste lo declarará como tal; si niega la paternidad deberá acreditarlo con la correspondiente prueba de ADN cuyo pago deberá asumir.

Ahora que ya sabes su verdadera identidad,  su reacción ante algo tan elemental como la de sus familiares hacia ti, como de cuantos derechos y obligaciones tiene cada uno, es oportuno que medites bien el paso que vas a dar, si es mejor inscribir sola a tu bebé o si das los apellidos de quien es el padre.

Si lo inscribes solo con tus apellidos pueda que mas adelante él reflexione y lo reconozca voluntariamente o bien; que tu pudieras rehacer tu vida y quien te ame realmente quiera adoptar judicialmente como suyo a tu bebé y él crecer en ese seno permitido por la Ley.

Se teme muchas veces por inseguridad propia, o a lo que se conoce como a lo que no se conoce; mucho esta en ti, mucho depende de ti, no solo tu vida actual sino también la de tu hijo.

Si gustas mejor abordar sobre tu temor, te sugiero escribirme al correo personal o reserves consulta conmigo o con otros profesionales.

Muy agradecido por escribir y por difundir el blog.

Éxitos

 

RICARDO PERCY AYALA GORDILLO

ABOGADO

CONSULTAS, COMENTARIOS Y SERVICIOS LEGALES escríbeme a:

NUEVO CORREO : asesoriadefensa02@gmail.com

CITAS llamándome a los Teléfonos móviles:

RPM # 985 483 172
RPC 994 948 189

http://www.ricardoayalagordillo.wordpress.com

Derecho de Familia

2 de julio del 2013

 

PENSION DE ALIMENTOS :“METIO LA PATA”

“El metió la pata”, es el término justificativo, explicativo o de reproche con el cual,  por singular coincidencia con cierta recurrencia nos han consultado algunas  madres, hermanas y hasta amigas de flamantes padres, buscando orientación legal sobre cómo deben afrontar o bien cómo pueden evitar cumplir las exigencias de  Alimentos para el nuevo niño o niña, que les es reclamado a  ellos.

 

 

Mientras que conciente o inconcientemente, en broma o en serio, sigamos referiéndonos a un nuevo ser humano como una “metida de pata” flaco favor estaremos haciendo al padre obligado y esencialmente a su hijo o hija a quien el progenitor y su entorno lo entenderán como un hecho o una cosa y no como a una nueva persona respecto de quien, él, tiene mas que derechos, OBLIGACIONES de cumplir con preservar SU DERECHO al NOMBRE y a proveer sus ALIMENTOS.

 

 

Cierto es que el nuevo nacimiento de un ser humano muchas veces nos puede cambiar la vida para mejor y algunas veces haciéndola difícil,pero ¿Qué culpa tiene la(el) recién nacida(o) si no fue quien pidió venir al mundo?

 

 

¿Podríamos realizar nuestras actividades cotidianas sin un nombre o sin alimentos?

 

 

Difícil ¿verdad?, de allí que mi primera recomendación es que, dejemos para otro uso el término “metió la pata”, nunca para cuando se refiera al(a) recién nacido(a).

 

 

La segunda recomendación inmediata es que a pesar de lo difícil de los tiempos, no se pretenda justificar al progenitor como una víctima de las circunstancias, es lo peor que pueden hacer los abuelas(os), familiares y amigas(os), lo único que estaríamos fomentando es promover a que tanto él o ella sigan actuando con igual irresponsabilidad con la misma u otras personas. 

 

 

 

La tercera recomendación es promover en ambos progenitores que asuman su rol de padres, en la medida de lo posible, dentro del mayor clima de cordialidad y colaboración entre las respectivas familias, que ambas partes procedan cuanto antes a inscribirlo en los Registros Civiles y arribar a un acuerdo amigable sobre la forma y monto sobre los Alimentos.

 

 

Fomentemos en los nuevos padres responsabilidad por sus actos, la defensa de la vida y un clima de cordialidad y colaboración.

 

RICARDO PERCY AYALA GORDILLO

                  ABOGADO

Si gustas, puedes contactarme directamente escribiendo a:

asesoriadefensa02@gmail.com

Citas a Teléfonos :

985 483 172

www.ricardoayalagordillo.wordpress.com

Lima, 21 de Abril del 2013

14de noviembre 2008

asesoriadefensa@yahoo.es   

Certificado de Nacimiento : Errores en su llenado

A pocos días de haber asumido el cargo como Funcionario Jefe de la Oficina de Asesoría Jurídica de uno de los principales establecimientos de salud que atiende el mayor número de partos en Lima[1], Perú, llamó  nuestra atención el elevado número de madres[2] que, a diario, acudieran a nuestras oficinas solicitando se proceda a la rectificación de los datos personales puestos en sus respectivos Certificados de Nacimiento.

 

 

Esta realidad motivó nuestro interés de conocer la cantidad de niños y niñas que en la entidad podrían estar afrontando la penosa realidad de ver condicionados su DERECHO AL NOMBRE y FILIACION y con ello sus demás DERECHOS PERSONALES a un procedimiento asistencial y administrativo,  imprescindible y previo para la inscripción de los recién nacidos en los Registros de la Oficina de Registro Civil, ubicada en las instalaciones del mismo nosocomio para inscribirlos dentro del 3er días de nacido, antes de ser dados de alta.

 

 

Como hemos sostenido en nuestro post ¿Que diferencia hay entre CERTIFICADO DE NACIMIENTO, PARTIDA DE NACIMIENTO, ACTA DE NACIMIENTO, DNI, CONSTANCIA DE NACIMIENTO?.  El Certificado de Nacimiento es el primer documento público que acredita la condición del nacimiento de un(a) recién nacido(a) y de acuerdo a las normas que lo regulan y es emitido por el Médico o la Obstetríz que constató el nacimiento. 

 

 

Pero, ¿Cuáles eran las causas mas frecuentes que motivaban estas solicitudes de rectificación de datos en el Certificado de Nacimiento?

 

El grueso de las solicitudes era por diferencias en letras o algunos de los nombres o apellidos del padre o de la madre con el que figuraba en sus respectivos documentos de identidad, o del nombre asignado al(a) recién nacido(a); algunas otras pretendían el cambio del padre declarado dando por tal a una tercera  persona o bien que no sea consignado.

 

 

La mayoría de solicitudes reportaba que el nacimiento había ocurrido en días recientes; en menor número, estaban los ubicados en ambos extremos: nacimientos ocurridos pasados los 30 días o meses próximos y los nacimientos ocurridos años atrás.

 

 

La entidad no contaba con una información estadística oficial sobre el volumen de dichas solicitudes ni el de sus resultados. De la vasta y variadas razones que exponían en la que comenzó a levantarse,  recurrentemente se apreciaba que :

 

    • Las solicitantes atribuían que el error puesto en los nombres de algunos o ambos progenitores no era por culpa de ellas sino de la persona que llenó los datos en el Certificado de Nacimiento, lo cual referían ocurría durante el mismo momento del parto.
    • Por su parte las(os) profesionales de la salud afirmaban que las pacientes no daban los datos correctos, existiendo casos de quienes eran indocumentadas o tenían problemas para identificarse debidamente, detectándose muchos casos en que casi desconocían por completo al padre. Otras, decían sólo conocer del padre sólo un nombre, su sobrenombre o apodo.
    • Algunas madres reclamaban que el procedimiento (administrativo) para la rectificación del error puesto en el certificado de nacimiento era muy largo y generalmente declarado improcedente, lo cual les significaba llevar su pedido a un proceso judicial, del cual muchas manifestaban no atreverse a discurrir por no tener dinero inclusive para el pasaje.
  • Entre las solicitantes predominaban las madres de hijos extramatrimoniales algunas de las cuales se declaraban “solteras”, “convivientes”, y hasta “casadas” quienes, en la realidad, no siempre tenían la condición con la cual se identificaban.

 

 

El procedimiento administrativo aplicable en dicho nosocomio a los pedidos de rectificación de Certificados de Nacimiento ya lo encontramos regulado internamente por parte de la entidad, en virtud del cual,  formulada la solicitud por parte de la interesada, la Oficina de Asesoría Jurídica previa evaluación de lo aseverado y documentado, opinaba, según fuera el caso, por la procedencia o improcedencia de lo solicitado.    

 

La Directiva aplicable establecía que, en los casos que declaraba su procedencia (solicitudes por diferencias en letras o algunos de los nombres o apellidos del padre o de la madre con el que figuraba en sus respectivos documentos de identidad, o del nombre asignado al(a) recién nacido) se recomendaba que el expediente fuera  remitido a la Jefatura de la cual dependía el mismo profesional que firmó el cuestionado Certificado de Nacimiento para que proceda a emitir un nuevo certificado, en sustitución del anterior

 

 

En casos de duda, el titular de la entidad proponíamos oficiar la cooperación y/o intervención del personal de la División de Criminalística de la Policía Nacional del Perú adscrito al hospital para el cotejo de las huellas e identidades declaradas y de ser el caso, se practicaban las pericias conducentes a su mejor dilucidación. En algunas ocasiones, este procedimiento permitió detectar o comprobar  casos de suplantación de identidades, dando aviso e inmediata intervención del Ministerio Público.

 

 

En los casos en que se opinaba por la improcedencia, (cuando solicitaban cambio del padre declarado y que se consigne a otra persona), se recomendaba a la interesada hacer valer su derecho en la vía judicial, lo cual era participado a la interesada mediante escrito del titular de la entidad.

 

 

Afortunadamente, el grueso de las solicitudes resultaban amparables; razón por la cual, por su trascendencia propusimos al Titular de la entidad no sólo su continuidad sino su fortalecimiento implementando un módulo de atención ad hoc, y mejorando la difusión del privilegiado e importantísimo rol que tienen los médicos y obstetrices a quienes la Ley les ha reservado el privilegiado deber llenar el certificado de nacimiento[3] así como a los demás profesionales de la salud, Titular del establecimiento de salud, Directivos, jefes, personal asistencial, vigilantes, servidores administrativos de admisión, relaciones públicas, etc., en el respectivo ámbito de sus atribuciones, contribuyan en promover que, antes del alta por ejemplo, de igual modo como se verifica la papeleta de no adeudo, verifiquen que entre dichos documentos el(la) recién nacido(a) lleve su respectiva  Acta de Nacimiento.

 

 

Sabido es que el error puesto en el Certificado de Nacimiento en una letra o en un nombre puede significarle a un niño la absoluta exclusión de sus mas esenciales derechos como el de verse privado por muchos años del derecho al nombre, a no conocer a sus progenitores, a los alimentos, a la adecuada seguridad social, a la educación, a la herencia, a mejores oportunidades de vida, tanto mas cuando un importante número de madres son analfabetas, de extrema pobreza, solteras, o dependientes emocional y económicamente de sus parejas, o desconocen o son temerosas de acceder al procedimiento administrativo rectificatorio razones que pueden hacer mas remota aún que accedan a la rectificación del nombre en sede notarial o judicial. 

 

 

¿Es posible mejorar el procedimiento administrativo instituído?  Algunas propuestas.

 

 

La prosecución por parte nuestra de la continuidad de este servicio y procedimiento administrativo instituído ante esta permanente realidad, por parte de los colegas y gestores públicos que nos antecedieron normando cuando aún se carecía, y aún carece como de marco normativo de mayor jerarquía aprobado por parte de la autoridad competente del Ministerio de Salud, lo cual resulta de mayor necesidad para la diversidad de establecimientos de salud periféricos como del interior del país s algunos de cuyos profesionales inmersos en esta noble función hemos tenido la oportunidad de absolver inquietudes relacionadas, razón por la cual, en tanto, entonces como ahora nos ratificamos en la necesidad que el Procedimiento Administrativo de Rectificación de Certificados de Nacimiento en la Directiva interna que el establecimiento de salud posea se fortalezca adicionando, entre otros  :

 

  • Que, a partir del titular de la entidad se propicie toda acción conducente a mejor difundir, sensibilizar y lograr la interactiva y permanente participación activa de los profesionales y servidores de la salud, tanto asistenciales como administrativos, de la RENIEC, de la Policía Nacional, de la Fiscalía de Familia en el conocimiento y manejo de este significativo procedimiento.

 

  • Que, desde la primera atención que reciba una embarazada, se identifique debidamente a ambos progenitores, anexando, en la medida de lo posible en las Historias Clínicas, copia de los documentos de identidad de ambos sea porque presenten copias o porque se obtenga vía Internet de la Base de Datos de la RENIEC, lo cual podría disuadir o disminuir al cambio de identidades;

 

  • Que, el llenado del certificado de nacimiento no sea necesariamente cuando la madre se encuentra en la fase y con los dolores propios del alumbramiento;

 

  • Que, los datos de los progenitores sean VERIFICADOS con los documentos de identidad que aparezcan en la Historia o con la información en línea que ofrece la RENIEC;

 

  • Que, los Certificados de Nacimiento emitidos sean REVISADOS por la Jefatura de turno contrastando con la identidad con la copia del documento de identidad de ambos progenitores;

 

  • Que, las solicitudes de rectificación del Certificado de Nacimiento concluyan con la emisión de una Resolución declarando la procedencia o improcedencia, según sea cada caso.

 

  • Que, cuando la solicitud sea declarada procedente, la rectificación debe practicarse, marginalmente, en el mismo Certificado de Nacimiento y consignando como sustento el Nº y fecha de la Resolución autoritativa.

 

  • Que, sólo en casos excepcionales debía emitirse nuevo Certificado de Nacimiento consignándose igualmente el Nº y fecha de R.D. autoritativa.

 

  • La misma R.D. disponía la rectificación marginal de los datos consignados en la misma Historia clínica, en la Base de Datos informática, en los libros y Registros hospitalarios. Ello a efecto de minimizar los errores de registro, que una persona tuviera dos historias clínicas con distintas identidades, lo cual podría evidenciarse cuando acudiera a la siguiente atención o cuando solicitara una constancia de nacimiento.

 

  • Que, se determine o asigne a una persona que actúe como facilitador y verificador de estos expedientes desde su inicio hasta la culminación;

 

  • Que, estas solicitudes y sus resultados sean incorporados como parte de las estadísticas de la entidad;

 

  • Que, el alta del(a) recién nacido(a) con la respectiva Acta de Nacimiento, mas allá del cumplimiento de la norma que así lo establece pase a formar parte de la política pública de los establecimientos de salud. 

 

  • Que, la entidad eleve  al  Ministerio de Salud la Directiva para su mejor regulación, aprobación y de considerarlo, de aplicación y alcance en los demás establecimientos de salud del país. 

 

 

Hemos seguido por los medios, el sensible y dramático caso de Claudina Herrera cuya recién nacida hija fue inscrita como si fuera su hija por  la principal involucrada en el homicidio de aquella con cuyas falsedades consiguió comprender en el proceso penal, afortunadamente sólo de manera temporal,  a la obstetríz que emitió el certificado de nacimiento cuya ingrata experiencia resulta un valioso insumo para minimizar situaciones como la afrontada y ser incorporadas en la parte pertinente de la Directiva.

 

 

 

Siempre nos viene al recuerdo, la dama de notorio aspecto provinciano de mas 40 años quien habiendo  hecho un alto a su jornada como vendedora en la el gran Mercado de la Parada, con toda naturalidad y chanza nos comentó que venía a inscribir sola a su hijo pues lo tuvo por un “chiripazo” que tuvo en una fiesta costumbrista, pero quien al explicarle la importancia para el niño que conozca a su padre, con el mismo ímpetu que llegó se fue para retornar con él reconociéndolo ambos ese mismo día, gesto que entonces como ahora, demostró cómo la incorporación de un diminuto valor agregado al servicio y funciones oficialmente establecidas probablemente pudo arrancar a un niño de las gruesas filas[4] de quienes no llegan a conocer a su progenitor y probablemente a contribuir a mejor consolidar su familia.

 

 

RICARDO PERCY AYALA GORDILLO

                  ABOGADO

Si gustas, puedes contactarme directamente escribiendo a:

  asesoriadefensa02@gmail.com

Citas al Teléfono :

985 483 172

www.ricardoayalagordillo.wordpress.com

Lima, 21 de Abril del 2013

 


[1] Por entonces, mas de 70 nacimientos por día

[2] Un promedio diario de 10

[3]REGLAMENTO DE INSCRIPCIONES DEL REGISTRO NACIONAL DE IDENTIFICACION Y ESTADO CIVIL aprobado por DECRETO SUPREMO Nº 015-98-PCM

 

Artículo 25.- Es deber y derecho del padre y la madre inscribir de manera individual o conjunta a sus hijos recién nacidos, dentro de los plazos establecidos en los Artículos 23 y 24 de este Reglamento, para lo cual acompañaran cualquiera de los siguientes documentos:

 

a) Certificado de nacimiento expedido por profesional competente o constancia otorgada por persona autorizada por el Ministerio de Salud, de haber atendido o constatado el parto.

b) Declaración Jurada de la autoridad Política, judicial o religiosa confirmando el nacimiento, dentro del plazo de 30 días de ocurrido el mismo, siempre que en la localidad donde se produjo el nacimiento no exista profesional u otra persona competente que pueda atender o constatar el parto.

 

Se entiende por profesional competente al médico, obstetra o enfermero con título reconocido por el Estado

 

[4]A quienes la UNICEF hace alusión en su último Informe “Excluidos e invisibles” precisa que asciende a más de 50 millones de niños y niñas los que comienzan su vida sin ninguna identidad porque nadie les inscribe al nacer.