APOYO Y SALVAGUARDIAS

                                               Por Ricardo Ayala Gordillo

Consultas:

Mi esposo tiene 90 años ya no ve ni escucha bien, me indican que el Poder que tenía para cobrar su pensión ya no sirve. Urjo cobrar solo vivimos de su pensión. ¿Qué debo hacer?

Mi mamá tiene 85 años tiene una casita que alquila somos 6 hermanos, algunos quieren vender la casa mi mamá sufre. Me gustaría ayudarla no sé de qué modo.

Falleció mi papá mi mamá quedó mal y está muy ancianita mis hermanas que viven con ella si bien la cuidan todo el día discuten sobre la parte de la casa que les pertenece, oírlas, agrava las enfermedades de mi madre.     

Respuesta :

El cuidado y atención de los padres ancianos como de los hijos menores o mayores de edad con discapacidad no es exclusividad de un solo hijo o solo de uno de los padres, respectivamente, ello no significa que los demás se desentiendan, todo lo contrario cualquiera fuera su condición, están obligados a contribuir con quien vela por el padre o hijo.

El abogado a solicitud del interesado, evaluando cada caso en particular, puede contribuir en proponer las acciones que sean más convenientes para recordar las obligaciones y derechos de los miembros de la familia para revertir en todo o en parte la condición antes descrita, desde cursar una invitación amigable, carta notarial, invitar a conciliación mucho antes de iniciar las acciones legales que pueden resultar largas y onerosas, especialmente cuando hay herencias por pedir o no se han distribuido o se han distribuido con inequidad.

En el caso de las tres consultas formuladas, con la evaluación de cada caso en particular y reuniendo los requisitos exigidos por Ley, sería conveniente que, con la asesoría de su abogado tramiten Apoyo y Salvaguardia, notarial o judicialmente.

En efecto, desde el dia siguiente de publicado el Decreto Legislativo N° 1384, el 4 de setiembre 2018, las personas que por su avanzada edad para el mejor desarrollo de sus actividades como  quienes se encuentren privadas de discernimiento, en coma, sordomudos, ciegosordos y ciegomudos que no puedan expresar su voluntad, ya no requerirán de curatela ni de interdicción

En el caso de la persona mayor de edad que pueda expresar su voluntad de forma libre y voluntaria puede  designar como su Apoyo y Salvaguardias a una de las personas con las que tiene parentesco o con las cuales convive o mantiene confianza, amistad o cuidado de un procedimiento judicial o notarial precisando : a) las razones que motivan la solicitud; y, b) el certificado médico del siquiatra o neurólogo que acredite la discapacidad.

En el caso de quienes están privados de su voluntad quien tenga parentesco o quien convive o mantiene confianza, amistad o cuidado, podrán ser quienes soliciten al Juez o Notario ser designadas como Apoyo y Salvaguardias. 

El acta o resolución final indicará quién será la persona o instituciones de apoyo, a qué actos jurídicos se restringen, por cuánto tiempo van a regir y cuáles son las medidas de salvaguardia otorgadas.

Gracias por tu preferencia, por escribir y difundir el blog.

RICARDO AYALA GORDILLO

ABOGADO

Estudio  : Jr. Moquegua 157 Oficina 201 Cercado de Lima – Perú

CITAS, CONSULTAS Y SERVICIOS LEGALES escríbeme a:

asesoriadefensa02@gmail.com 

CITAS :

Celular : 985  483 172 o  994 948 189

ó mensaje por las redes sociales

 

Fotografía: Gracias a pixabay

16 de Mayo del 2019

NACIMIENTO, MATRIMONIO Y MUERTE, DERECHOS QUE GENERAN

Por Ricardo Percy Ayala Gordillo

El solo nacimiento de un bebé le confiere los derechos fundamentales como persona humana a la dignidad, a la vida, a la salud, el derecho al nombre, a la identidad, a la inscripción, a vivir en una familia, a la protección por parte del Estado al entroncamiento con la familia de sus progenitores como a heredarlos y a que todas las personas respeten y reconozcan todos sus derechos listados en el artículo 1 y 2 de la Constitución Política del Estado como en las diversas leyes peruanas e internacionales.

Al nacer el bebé ambos padres o la madre soltera deben inscribir su nacimiento ante Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC).

A pesar de la tesonera función que cumple RENIEC a nivel nacional,  aún hay casos de niños, jóvenes y adultos no inscritos.  

Los derechos de los niños, a la vez, genera obligaciones para los padres de cuidarlos y alimentarlos, y al Estado de protegerlo contra el abandono, discriminación y maltrato en todas sus manifestaciones.

Creces, te enamoras y decides vivir en pareja, sea porque contraes matrimonio o solo convivir  en  Unión de Hecho, ambos comienzan a adquirir bienes, tienes hijos.

Tanto el matrimonio civil como la Unión de hecho (tramitado judicial o notarialmente) deben ser igualmente inscritos ante RENIEC y Registros Públicos (SUNARP), las propiedades que adquirieron dentro de dicho estado, a efectos que todos sepan los derechos que ambos tienen sobre ellos y en caso de fallecimiento sus herederos.

El matrimonio como la Unión de hecho generan derechos y obligaciones entre ambos, a contribuir a su fortalecimiento, al respeto, sostenimiento económico  y cuidado reciproco y alimenticio como a sus hijos; a administrar  y disponer de común acuerdo el patrimonio que adquieran, salvo que opten por bienes separados.

La muerte pone  fin a la persona humana y como tal debe ser también inscrita en RENIEC obteniendo el Acta de Defunción.

Con la muerte nace para el cónyuge o conviviente que sobrevive como a los hijos de ambos a heredar sus bienes, el cual alcanza a los padres o hermanos sólo en caso no existieran hijos o cónyuge y a falta de ellos a los sobrinos o nietos.

Para reclamar la parte que le corresponda heredar, hay dos caminos el Testamento o la Sucesión Intestada:

El TESTAMENTO es dado en vida por quien lo otorga, voluntariamente, en pleno uso de sus plenas facultades mentales, no siendo necesario llegar a la vejez o a que la enfermedad se encuentre en estado muy avanzado; de modo que al ocurrir la muerte, cada heredero recibirá la parte que equitativamente le corresponda con los mismos derechos de propietario.

A falta de Testamento, que es lo más frecuente en nuestra realidad,  corresponderá  a la cónyuge o conviviente que sobrevive o a cualquiera de los hijos del fallecido, tramitar, notarial o judicialmente, la SUCESIÓN INTESTADA identificando a todos los que tienen derecho a heredar, adjuntando las respectivas Actas o Partidas de Defunción y  Nacimiento como los documentos de los bienes que forman parte de la herencia a dividir y repartir  posteriormente entre ellos.   Generalmente, por limitantes económicas u otras prioridades muchos se desinteresan tramitarlo resultando beneficiado con toda o la mayor parte quien se encuentra en posesión de los bienes al punto de venderlo,
vulnerando el legítimo derecho de quienes con él les corresponde heredar en igual proporción.

La venta o disposición arbitraria de estos bienes en desmedro de los demás herederos es imprescriptible y pueden ser reclamados en cualquier momento por quien ostente la condición de co – heredero. 

Puedes formular tu primera consulta  sin costo.

Gracias por tu preferencia.

RICARDO PERCY AYALA GORDILLO  

       ABOGADO

CONSULTAS, COMENTARIOS Y SERVICIOS LEGALES escríbeme a:

asesoriadefensa02@gmail.com 

CITAS llamándome al Teléfono:

  985  483 172     

Estudio  : Jr. Moquegua 157 Oficina 201 Cercado de Lima – Perú

               (Atención previa cita confirmada telefónicamente)

http://www.ricardoayalagordillo.wordpress.com

Categoría : Derecho de Familia – Derecho al Nombre

21 de Marzo del 2019